sábado, 6 de agosto de 2011

Notas...



El escritor


No necesariamente todo lo que escribo me sucede a mí directamente; recuerden que somos unos usurpadores de sueños. ¡Ojo, no dependemos de timar a nadie!, simplemente recogemos lo que esos seres de carne creen desechar, ¡claro está!..., con algunas atrayentes excepciones que nos hacen ir más allá de ser ladrones en una esquina del doblez del pensamiento. Siempre resultamos absortos en ese espejismo que comienza a desplegarse en una ociosa e interminable hoja en blanco y finaliza en ambiguos océanos teñidos con letras de tinta.

     Armamos rompecabezas, atmósferas paralelas que inexorablemente nos las creemos, las padecemos, las hacemos vivenciales; escenarios donde pagamos la factura de electricidad de la anciana sin recursos, donde bebes alcohol como un degenerado, donde en un tris de escuetas páginas triunfas o fracasas, donde amas incondicionalmente a miles de niños, donde llueve y la calle nocturna jamás se moja, donde el sexo es lésbico y el éxtasis es fácil conseguir…

     En los últimos años me he percatado que al principio me desvivía por las aventuras que todos esos ingeniosos personajes me hacían vivir, pero muchas veces algunos me asustan con sus acciones y aptitudes; trato de huir para descansar de ellos pero, como sombras de mediodía, aparecen para reclamar su guión. También tengo que confesar que sin ellos mi vida estaría vacía y en el despeñadero del inmundo suicidio…, siempre vienen y me salvan porque, al final, somos una inseparable familia de dependencia mutua. ¡Lo digo con pena!... Esperaba hacer reflexionar a esos personajes ficticios y que borraran del tintero la espontaneidad, el sobresalto como si fuesen reales…, pero fue inútil, ya son unos verdaderos depredadores de la fantástica mente.

     Luego del discurso, ya un poco más calmado, bajo del estrado donde los inseparables, en masa, me aplauden como si se tratase de una afamada estrella. Apago las luces y decido abandonar el teatro para mañana comenzar de nuevo mi oficio de conserje…

5 comentarios:

  1. Es muy interesante y soprpresivo el final, como debe ser. Me gustó.

    Gracias por responder a mi comentario, muy subjetivi, por cierto.

    Saludossssss

    ResponderEliminar
  2. Me gustó bastante, una buena reflexión sobre lo que representa ser escritor. Espero algún comentario tuyo después.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tu invitación; ya ves, aquí estoy agradeciéndote profundamente, pues me encontré con una brillante pluma. ¡Felicitaciones y un beso grande! Por aquí me quedaré mientras sigo disfrutando de la lectura.

    ResponderEliminar
  4. Un relato apropiado para servir de abreboca...me invitaron a conocer esta página y lo primero que leo me ha parecido genial...
    Un buen acierto...seguiré por aqui bss

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...