martes, 29 de noviembre de 2011

Canguelo

El retorno de…
     Había fiesta en la comarca de Canguelo, pues el futuro rey regresaba de una de sus largas cruzadas. Al fin, entró por el gramíneo sendero del pueblo, empuñando en su famélica mano el distintivo estandarte púrpura del Samán. Ya rodeado de sus súbditos, exhibía orgulloso, montado sobre su negruzco caballo, las cicatrices de las heridas causadas en las cruentas contiendas; alborozos, aquellos lo vitoreaban y él, gentilmente, se detuvo un minuto para que los fieles lo palparan muy cerquita y decidió hablarle a su gente con las pasiones más ocultas que ni su corazón conocían. Levantó su espada al cielo y profesó: “¡…Canguelo cambiará muy pronto, se los prometo…!”. Se le aproximó uno de sus soldados para susurrarle algo al oído y al instante pronunció: “¡Seré el futuro rey, pues me informan que mi padre se encuentra grave de salud y debo acudir a verlo de inmediato!…”. 
  
Carlos Rafael V        
     Esa trágica noche del 4 de febrero de 1892 fue acusado de haber envenenado a su anciano padre, ¡el padre del pueblo! En ese tiempo, las recientes autoridades de estandarte blanco, aparte de la presión ejercida por el vulgo, no habían encontrado suficientes pruebas para mantener más tiempo en las tenebrosas mazmorras a Carlos Rafael V. Ya indultado, sin privilegios ni insignias, se encontraba como un hombre libre caminando las empedradas calles de la comarca, pero sin gozar de honorable caballero y soldado del reino. Aparentaba no importarle toda esa parafernalia, simplemente soñaba con la promesa ofrecida a sus fieles: de cambiar los degenerados vicios que hubo y que hay en el presente. Meses después en un plan suicida, intentó derrocar al corrupto gobierno y fracasó, sembrando un mensaje para los estandartes púrpuras: “¡Compañeros!, lamentablemente por ahora los objetivos planteados no fueron logrados, ya vendrán nuevas situaciones…”. 
   
Escribiendo ilusiones
     Los que picoteamos un día de la mano del rey, al presente, asumimos inclinarnos para comer ahora de sus pies, porque ya no es legítimo mirarlo a la cara. Exiliado de la comarca por el propio monarca, borroneo los libros que no desean recordar aquellas encarnizadas batallas contra los estandartes blancos, verdes, amarillos, naranjas…, y otros que fueron aplastados por las zarpas enceguecedoras del poder. En Canguelo, se escriben exclusivamente ficticias historias sobre los doce últimos años de los estandartes púrpuras del Samán. Los que depravamos nuestra dignidad, nos vimos obligados a lamerle los pies al rey. Todo el vendaval de ofrecer castillos libres se ahogaron en un océano de tiranía. En lo clandestino, reflexiono los edictos del Samán, y por qué hoy somos esclavos de errores del pasado. En Canguelo, ya nada parece escandaloso, porque los tembleques ojos del pueblo se han acostumbrado al comiso mental.

Publicado en La Esfera Cultural
Minificciones 150 palabras

lunes, 21 de noviembre de 2011

El espejo

En la barra del bar con un caballito de tequila en la mano
festejo con la anémica luz la desdicha que ofrece el minuto.
Te conocí bebiendo licor, luego bailamos espuelados esa noche
y lo ardiente de tu piel le obsequió a mis sentidos la demencia.
Cómo imaginar que ese castaño cabello era una peluca,
que  tus largas pestañas eran postizas y tus azules ojos eran lentillas.
Brindo por la emboscada de la vida, pues al mimar tus mejillas
no alcancé a notar la diferencia entre el botox y la carne viva.
Cuando nos fuimos a la cama me ofrendaste tu desnudo
y tu tez brillaba de lo bronceada… UVA… ¡degenerada!
Tus glúteos eran elevadas montañas saturadas de plastilina
y tus firmes pezones balas de silicona.
Engañaste a este humano pues tus uñas son de acrílico
y los dientes que muestras son blancas coronas.
Y mientras en tu cerebro hay un chip alineando la perfección
rejuveneces tu vagina por los dilatados años que no perdonan.
Después de muchos abriles de ese fiasco en el bar
entre lamentos escribo una carta de un mundo torcido…:
¡Qué contrariedad!, mi hijo ahora es... ¡un cibernético moderno!,
ni hombre, ni mujer, ni gay, ni lesbiana…, ¿innovador…?
mitad persona, mitad robot… ¡OH, SINUOSO UNIVERSO!
Poemario: "Como un amartelado adéfago"
Publicado en Revista Literaria Deglozel y Revisya EL6A
"Una noche inolvidable"
Último programa del ciclo 2011
Te esperamos en la radio

SABADO 26 de Noviembre de 21 a 24 hs.(hora de Buenos Aires)
Auspician este programa: - MAJ CONSTRUC. S.A. (empresa constructora) - D.B. & ASOC. (estudio de auditoria - G.E.A.A.M. (grupo escritores argentinos) PERSONERIA JURIDICA N*000587 I.G.J.
PROGRAMA 1254 - 12* AÑO EN EL AIRE  
CONDUCE: Carlos Fernandez
en vivo por:  WWW.RADIOLAQUEBRADA.COM.AR
 
unanocheinolvidable@gmail.com

 Poetas que serán interpretados de:  ArgentinaPerú - E-E-U-U. - Canadá - México - Colombia - España - Uruguay - Chile - Puerto Rico -Suecia - Panamá - Francia - Brasil -  Inglaterra - Venezuela - 
 
Jorge L.Borges - Julio Cortazar - Tomas Transtromer - Pablo Neruda - Leon Felipe - Cesar Vallejo - William Shakespeare - Walt Whitman - Pedro Salinas - Jaime Sabines - Alicia N. Brenta - Agustin Jijena Sanchez - Alberto F. Cordoba Basualdo -  Juan de Dios Peza - Felix Asencio Garay - Antonio Leal - Liliana Martinez Reyes - Daniel Requelme - Ana L.Valenzuela Retamal - Amalia Lateano - Rafael Escobar De Andreis - Juan Disante - Tina Gomez Garcia - Joaquin Garcia - Carmen Flores - Rolando Gabrielli - Luis Del Rio Donoso -  Xenia Mora Rucabado - Yolanda Duque Vidal - Adolfo Zutel - Antonieta Elias Manzieri - Carmen Amaralis - Laura Medina Murillo - Garla Kat
 
Colabora con la producción : Andrea Fernandez Valor

martes, 15 de noviembre de 2011

Historia de amor inconclusa

Viajando en el tren cruzamos nuestras miradas, ambos permanecimos sentados y entonces, ellas salieron juntas en la siguiente estación.

Al verte en la calle corrí hacía ti, y toqué tu hombro para preguntarte: ¿Me recuerdas? Tu mirada estaba perdida y te dije: ¡Eras mi vida!

No me aguante más, corrí hasta la banqueta del parque y te confesé: “¡Disculpa!, sólo quería decirte que te quiero en mi historia.

La cita con la mujer de ojos negros, llegué a su balcón y, el Diablo se escondía en el vientre de la oscuridad, y yo dejaría de ser mortal.

Salí a buscar una copa de vino y unas cuadras adelante, encontré que, yo era la copa de alguien, rebosando el zumo tinto de mis venas.

Él, con una risa nerviosa le rogaba que lo soltará y ella disfrutaba lo que pensaba hacer: “¡Ahora no tendrás que preocuparte por procrear!”

Al fin se quitó la máscara y descubrió con amargura que era otra niña lejana a la que conoció.
Tweet Cuento: (Historias en 140 caracteres)
Tweets @garlakat 

lunes, 7 de noviembre de 2011

Dotada de vida

Eres el eco que persigo
que me recuerda estar vivo.
Eres el final del principio
del interminable abismo.
Eres el palpar de la piel
del ardor verdadero.
Eres hembra, eres mujer
de indescifrables afectos.
Eres caminos soñadores
grafía de mi idealismo.
Eres el siempre del tiempo
donde mi sombra acampa.
Eres río de boca
descanso de mi sed.
Eres futuro de hecho
realidad de mis días.
Eres el encanto mañanero
que enamora mi amor.

Poemario: "Como un amartelado adéfago"
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...