jueves, 8 de marzo de 2012

Dentelladas


Lo siento tanto…, ella sólo tenía esos frágiles cuatro años de edad; era mi amiguita, ¡lo juro! No sé cómo perdí el control, ¡tan sólo me quitó la pelota!, pero mis primitivas neuronas se transformaron en colmillos que se le encajaban salvajemente por la tierna carne y su sangre caliente bullía mi hocico. Cuando ya no existía ese diminuto rostro, y encontrándome en el mayor éxtasis, sentí una aguja clavarse en mi cuello, mansamente fui perdiendo la noción del tiempo. Ahora he despertado y me encuentro detrás de estos barrotes, inmovilizado, permanezco echado esperando el turno para el sacrificio…

Minificción 100 palabras
Leído en el Programa de Radio La insoportable brevedad del ser

12 comentarios:

  1. el instinto siempre prevalece en los animales, nosotros lo educamos y lo adormecemos con tantas normas de comunidad civilizada

    un minirelato en primera persona, que refleja accidentes domésticos lamentables

    buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Garla,impresionante ese minicuento,amigo.
    El instinto es propio de animales,pero desgraciadamente el hombre se deja dominar fácilmente por el odio y la venganza, y también espera el turno entre barrotes de hierro, o los de su propia conciencia...
    Mi felicitación y mi abrazo grande.
    FELIZ FIN DE SEMANA.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  3. Cuánto sufrimiento el del perrito. Muy buen relato, Garla. Sencillo pero bastante emotivo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Es un cuento que a nadie puede dejar indiferente. Enhorabuena

    un fuerte abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  5. Es muy pero que muy triste este micro
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Triste realidad...
    Excelente texto en 100 palabras se escribe una historía triste pero real.

    Un abrazo de MA.
    El blog de MA.

    ResponderEliminar
  7. amiga que pena!!!!preciosa forma de transmityir!
    un abrazo
    lidia-la escriba



    blog actualizado,ven!

    ResponderEliminar
  8. Un verdadero microrrelato. La sorpresa estuvo en el protagonista narrador. Un abrazo, Garla.

    ResponderEliminar
  9. todo un dilema, un triste dilema la tenencia responsable de animales... a mí me encantan los perros, pero algunos son peligrosos... bien logrado el texto, muy claro y preciso

    ResponderEliminar
  10. Es una lástima que tenga que terminar así....
    Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...