martes, 27 de septiembre de 2011

Ella y él

          Me bajo del taxi una cuadra antes de llegar al lugar de la cita para poder tomar fuerzas debido a la emoción que significa verla de nuevo y saber que no la he perdido. La caminata por esa calle se me torna infinita, ¡apresuro y freno!, apresuro y freno los pies... No sé si es la ansiedad, la felicidad o el caballero elegante que camina delante de mí con su larga gabardina gris, su bastón de empuñadura dorada y la pipa ocre que lleva encendida. La humareda que ella desprende me sirve de guía y no me molesta en lo absoluto, ese aroma de tabaco es mi preferido. El caballero se ha volteado para echarme la vista encima porque soy el único que pasea detrás de él; intuyo su incomodidad, ¡tanto es!, que apresura su andar para dejarme a la zaga y el trazado sendero de humo se aleja, ¡pero no le doy el gusto! Redoblo el paso para seguir de cerca las huellas de esa emanación que me hace sentir vivo y entrego un lamento febril..., pues estoy a tres metros del bar donde tengo la ansiada cita, y renuncio a mi perseguido con su cachimba y el humo.
Entro al establecimiento y busco a la persona con quien está mi chica bella. Me siento en la barra y un compañero de trabajo me saluda de forma cordial, me entrega el paquete que contiene una cajita de madera, saco el receptáculo del envoltorio y, por unos segundos, contemplo extasiado tal tesoro, la abro y pongo su contenido en la palma de mi mano. No me canso de apreciar su boquilla, su tubo, su cazoleta y esa figura encantadora. Mientras le coloco picadura en la cazoleta, dispongo encenderla y aspirar su orgásmico humo para así festejar la emoción de no haberla extraviado. ¡Cuánto se desperdicia de su aroma!, su niebla está expuesta a la caprichosa ventilación del pálido recinto. Es un placer sentir las buenas vibraciones al saborear un exquisito tabaco… efecto profundo y casi solemne. Me relamo con los vastos sentidos del cuerpo: la vista, el tacto, el gusto, hasta escucho el zumbar de esa emanación… Se entrega sin condiciones para su fumada, la degustaré hasta que se extinga en mis manos. Una vez cumplida su misión, mi amigo muy sonriente se despide diciéndome: “¡eres un empedernido!”.
 
 Selección de cuentos: "Paredes Contiguas".
Publicado en
Publicado en Revista Literaria DeGlozel y Letras Macondo

11 comentarios:

  1. Distinto.Muy bueno, Garla, Me ha gustado esta descripción de mundos personales. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Excelente relato politicamente no correcto. Ya parece que somos criminales jaja! Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. hola amigo un gusto desde mi rinconcito de todos los cuentos del mundo te leo y te saludo un gusto!

    ResponderEliminar
  5. Y seguramente es preciso el comentario y, efectivamente, ers un empedernido. Lo que pasa es que no es decir mucho porque todo el mundo es algo. El problema es que, y qué. Gracias por tu comentario. Ojalá que sigamos intercambiando y enriqueciéndonos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola,preciosas letras van desnudando la pureza,el alma de este bello blog,si te va la palabra elegida, la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias,buen día, besos traviesos...

    ResponderEliminar
  7. El humo tiene sus adeptos y seguidores, estupendo relato Garla, un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. El humo tiene sus adeptos y seguidores, estupendo relato Garla, un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Buen relato y yo que soy un ex fumador me he relamido cuando he recordado lo bueno que estaba un cigarro con un cafè....
    Me gusta como escribes, acabo de conocerte gracias a Anangela Marcano que me ha llevado hacia tu blog, me quedre por aqui para seguir leyendote y aprender de como se puede dar vida a un relato o a un cuento.

    un fuerte saludo

    fus

    pd. Te invito a que pases por mi blog

    ResponderEliminar
  10. que lindo, abrazos desde san luis, argentina
    www.revistaculturalelviento.blogspot.com

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...